DNV GL

Breadcrumbs

La certificación se percibe como un "pasaporte al mercado" para los actores globales de la seguridad alimentaria

Leer más

Descubra más detalles y descargue el informe

Clic aquí
Woman with a shopping basket looking at fruit and vegetables
Una encuesta reveló que el 79% de los líderes de la industria alimentaria consideran la certificación como una prioridad máxima para mantenerse dentro de los límites de la legislación; al mismo tiempo que siguen explorando las aplicaciones de las nuevas tecnologías.

Principales conclusiones:

  • La mejora de la capacidad de cumplir con la normativa es el beneficio más valorado de la certificación, y la mejora de la seguridad y la calidad ocupa el segundo lugar.
  • El riesgo operacional, como la contaminación, y la falta de una cultura de inocuidad de los alimentos son las principales amenazas a la seguridad alimentaria de las empresas. 
  • Más de 1.600 expertos de la industria encuestados en todo el mundo como parte de la encuesta de DNV GL y GFSI "Food safety: what's next to assure its future? 

Niza, Francia, 28 de febrero de 2019 – DNV GL, uno de los principales organismos de certificación del mundo, y la Global Food Safety Initiative (GFSI), impulsada por The Consumer Goods Forum, anunciaron esta semana los resultados de una encuesta sobre el futuro de las operaciones alimentarias mundiales en la Conferencia de la GFSI en Niza. La encuesta, que incluye las opiniones de más de 1.600 expertos de la industria, identificó la certificación como la herramienta más eficaz para el progreso de la seguridad alimentaria. 

Según la encuesta, una clara mayoría de las empresas considera la certificación como una necesidad y un "pasaporte para el mercado" en las empresas (79%), mientras que más de la mitad (53%) considera la certificación como un medio para mejorar la seguridad alimentaria en toda la industria. La mejora de la capacidad para cumplir con la normativa (86%) es el beneficio más valorado de la certificación, y la mejora de la seguridad y la calidad ocupa el segundo lugar.

En un entorno en el que la cadena de suministro es más estricta que nunca y en el que la presión para gestionar la seguridad alimentaria a lo largo de toda la cadena de valor es cada vez mayor, la certificación es la clave para impulsar mejoras en los programas de seguridad alimentaria y en las cadenas de suministro de la industria. 

La industria considera la certificación como una prioridad absoluta, mientras que los líderes de la industria están explorando cómo aplicar de forma práctica soluciones digitales para mejorar la seguridad alimentaria. En la actualidad, sólo 1 de cada 10 empresas utiliza en gran medida las nuevas tecnologías digitales para garantizar la seguridad alimentaria, pero las empresas han respondido de forma más positiva a largo plazo, con un aumento de casi 4 de cada 10 empresas. Más de una cuarta parte de las empresas dicen que no saben cuánto van a invertir en soluciones digitales en los próximos 12 a 18 meses y el 14% respondió que no van a gastar nada en este ámbito.  

Veronique Discours-Buhot, Director de Global Food Safety Initiative dice: "La certificación representa una preocupación creciente para los actores principales de la industria alimentaria, pero también supone una gran oportunidad. Los resultados de la encuesta muestran claramente que la certificación está en el corazón de las empresas que buscan impulsar un cambio positivo en sus cadenas de valor. 

Los fabricantes y minoristas deben mantener una transparencia total en el proceso de certificación para ayudar a salvar la diferencia de confianza entre sus esfuerzos y las preocupaciones de los consumidores. Aunque todavía existe un enfoque provisional para la inversión en tecnología, contar con el marco correcto permitirá a las organizaciones centrarse en la fabricación de productos más seguros, al tiempo que se fideliza al consumidor". 

Ingunn Midttun Godal, Global Director Business Development, DNV GL-Business Assurance dice: "La encuesta subraya que la seguridad alimentaria sigue siendo fundamental para todos los actores de la cadena de valor, impulsada por la salud de los consumidores, el cumplimiento de las normas y las necesidades de los clientes. La certificación sigue siendo fundamental en la gestión de los riesgos, ya que proporciona beneficios a lo largo de toda la cadena de suministro. Y no es de extrañar que aquellos que adoptan un enfoque integral sean los que más se benefician.

De cara al futuro, la cultura de la seguridad alimentaria y la digitalización son oportunidades crecientes. El aumento de la cultura de la seguridad alimentaria en los programas pone de relieve el elemento humano. Las nuevas tecnologías digitales no parecen ser un medio generalizado para abordar la seguridad alimentaria. Sin embargo, ya vemos que las empresas se benefician, aumentan la transparencia en el proceso de certificación, gestionan las cadenas de suministro y crean confianza en los consumidores. La digitalización ofrece nuevas oportunidades para promover la seguridad alimentaria y la única manera de aprovechar al máximo el potencial es seguir trabajando juntos".