DNV GL

Breadcrumbs

¿Por qué certificar la cadena de suministro del aceite de palma?

COMPARTIR:
IMPRIMIR:
rspo_1134x400
La producción de aceite de palma, utilizado en muchos productos alimentarios y no alimentarios, esta causando notables impactos ambientales y sociales.

​Cada año se utilizan más de 50 millones de toneladas de aceite de palma en todo el mundo en productos que consumimos a diario, incluyendo alimentos y cosméticos. Casi la mitad de los productos que se venden en el supermercado contienen aceite de palma y la demanda continua aumentando. Se teme que si la demanda de aceite de palma sigue aumentando, los bosques tropicales en los países productores serán víctimas de un cultivo intensivo de palmas de aceite.

Con el fín de fomentar el crecimiento y la utilización del aceite de palma sostenible mediante la cooperación dentro de la cadena de suministro y un diálogo abierto entre las partes interesadas, se creó la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO).

Dicha iniciativa global está formada por múltiples partes interesadas provenientes de contextos muy diferentes como empresas de plantaciones, fabricantes y comerciantes de productos de palma de aceite, ONG medioambientales y sociales, y de los muchos países que producen o utilizan los productos de la palma de aceite. 

Hay una necesidad urgente y una creciente preocupación a nivel mundial en que los productos (agrícolas y no agrícolas) sean producidos sin daños indebidos al medio ambiente o a la sociedad. Evidentemente, el consumidor interesado no puede verificar por él mismo si un producto que encuentra en el supermercado ha sido producido de forma responsable. Para ello se creó la Certificación de los Sistemas de la Cadena de Suministro RSPO que sirve para certificar la conformidad de las cadenas de suministro que utilizan aceite de palma sostenible certificado RSPO o productos derivados de este.

Algunos de los beneficios de esta certificación son:

  • Declarar su compromiso de producir y utilizar aceite de palma producido siguiendo las prácticas sostenibles y con volúmenes trazables a través de toda la cadena de suministro.
  • Salvaguardar el medioambiente natural en las áreas de producción evitando la deforestación, la degradación del hábitat y la extinción de algunas especies animales.
  • Reducir el impacto en las comunidades rurales.
  • Satisfacer las necesidades del mercado de comercio e intercambio de productos sostenibles.