DNV GL

Breadcrumbs

La industria de alimentos y bebidas sigue buscando aplicaciones prácticas de soluciones digitales para mejorar la seguridad alimentaria

Leer más

Descubra más detalles y descargue el informe

Clic aquí
Woman with a shopping basket looking at fruit and vegetables
Salvaguardar la salud de los consumidores es el principal motor de la seguridad alimentaria según la encuesta realizada por DNV GL y GFSI “Food safety: what’s next to assure its future?”

Principales conclusiones:

  • El 27% de las empresas dicen que no saben cuánto invertirán en tecnologías digitales para la seguridad alimentaria en los próximos 12-18 meses. 
  • Sólo el 8% de los encuestados afirma que la nueva tecnología digital está desempeñando un papel "muy importante" en la seguridad alimentaria, frente al 13% que afirma que "en absoluto". 
  • Salvaguardar la salud de los consumidores es el principal motor de la seguridad alimentaria 
  • El riesgo operacional, como la contaminación, y la falta de una cultura de inocuidad de los alimentos son las principales amenazas a la seguridad alimentaria de las empresas. 

Niza, Francia, 26 Febrero 2019 - Las empresas de alimentos y bebidas son conscientes de la importancia de las nuevas tecnologías digitales para la seguridad alimentaria, pero no saben cómo aplicar soluciones como blockchain para este fin, según una encuesta mundial realizada a más de 1.600 expertos de la industria.  La encuesta realizada por DNV GL y GFSI reveló que sólo 1 de cada 10 empresas utiliza actualmente nuevas tecnologías para garantizar la inocuidad de los alimentos, pero las empresas respondieron de forma más positiva a largo plazo, con un aumento de casi 4 de cada 10 empresas. 

De la nueva generación de tecnologías digitales, los sensores y balizas (44% en la actualidad, 56% en tres años) son la solución más utilizada, seguida de la tecnología Blockchain (15% en la actualidad, 40% en tres años).  Sin embargo, la falta de claridad está afectando a las decisiones de inversión, ya que más de una cuarta parte de las empresas afirman que no saben cuánto van a invertir en soluciones digitales en los próximos 12 a 18 meses y el 14% respondió que no van a invertir nada.  Concretamente, las empresas asiáticas ven valor en la cadena de bloques, con un 57% que espera utilizar la tecnología en tres años, lo que es significativamente más alto que en otras regiones.

"Las tecnologías digitales como el blockchain transformarán muchas industrias, especialmente las del sector minorista, pero esta encuesta indica que para muchas empresas del sector de alimentos y bebidas estas tecnologías aún no han pasado de ser palabras de moda a ser aplicaciones reales", dijo Luca Crisciotti, CEO - Business Assurance, DNV GL. "En DNV GL implantamos el sistema de cadena de bloques para aumentar la transparencia en el proceso de certificación y para ayudar a las marcas a cerrar la barrera de la confianza entre sus esfuerzos y las preocupaciones de los consumidores, pero está claro que debemos trabajar juntos como industria para aprovechar al máximo el potencial de las nuevas tecnologías digitales con el fin de mejorar la seguridad alimentaria". 

En otros aspectos de la encuesta, la salvaguardia de la salud de los consumidores (88%) resultó ser el principal impulsor de la inocuidad de los alimentos, seguido de las leyes y reglamentos (69%) y las necesidades y peticiones de los clientes (60%).  Los beneficios comerciales (30%) ocupan un lugar bajo, lo que indica que garantizar la inocuidad de los alimentos se considera un requisito imprescindible. 

El riesgo operacional (76%), como la contaminación, se percibe como la amenaza más destacada, mientras que la falta de cultura de seguridad alimentaria (30%) y el cumplimiento de la normativa (28%) son los dos siguientes riesgos más importantes.  El temor a los riesgos operativos es especialmente fuerte en Europa (82%) en comparación con otras regiones. 

Una clara mayoría de las empresas considera la certificación como una necesidad de hacer negocios (79%), mientras que más de la mitad (53%) la considera como una forma de mejorar la seguridad alimentaria.