DNV GL

Compromiso Voluntario de Reducción de Emisiones

El compromiso voluntario de reducción de emisiones, le permite beneficiarse de esta iniciativa voluntaria con la intención de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) siguiendo ciertas normas y regulaciones.

Contáctenos:

¿Desea más información?

Sí, por favor

¿Ya sabe lo que está buscando?

Solicite un presupuesto
COMPARTIR:
IMPRIMIR:
CCS services

Esto garantizará la calidad de sus reducciones y asegurará que sean generadas como compensaciones creíbles, trazables y reconocibles o como créditos de emisiones de GEI. DNV GL actuará como su verificador para ayudarle a conseguir sus objetivos de reducción.

¿Qué es el compromiso voluntario de reducción de emisiones?

El compromiso voluntario de reducción de emisiones, son reducciones que no son obligatorias por ninguna ley o reglamento, pero que se origina por el afán de una organización de ser parte activa en los esfuerzos para mitigar los efectos del cambio climático. Esto hará que la organización sea reconocida como un defensor activo de las nuevas tecnologías y enfoques en este ámbito.

Beneficios

El mercado voluntario de carbono está ahora creciendo debido a que las empresas, organismos gubernamentales, organizaciones no gubernamentales, y otras que normalmente no están sujetos a reglamentos vinculantes de emisiones de GEI desean:

  • Realizar una contribución cuantificable para reducir las emisiones.
  • Incrementar las opciones de respuesta y la flexibilidad de la gestión del carbono.
  • Mejorar las relaciones públicas.
  • Generar buena voluntad al entrar en el mercado del carbono.
  • Consolidar un interés estratégico en determinados proyectos de compensación.
  • Gestionar compromisos de responsabilidad social corporativa.
  • Utilizar carbono neutral y/o vender productos y servicios de carbono neutral.

Las unidades de reducción de emisiones voluntarias (Voluntary Carbon Units – VCU) están proporcionando a empresas e instituciones, una solución para acelerar el cambio hacia una economía baja en carbono. Esto se realiza mediante la canalización de fondos a través de programas de compensación voluntaria para tecnologías bajas en carbono que directamente reducen las emisiones de GEI desde la producción y el consumo de energía hasta los procesos industriales.

Reglamentos y normas.

El mercado de cumplimiento ha evolucionado alrededor de un conjunto de normas y reglamentos que definen la emisión, la validez y la utilización de los derechos de emisión y compensaciones. Principalmente, se refieren al criterio establecido por los mecanismos flexibles del Protocolo de Kioto y a la Directiva Europea de Comercio de Emisiones (EU ETS). Sin embargo, no ha existido un marco similar para las medidas voluntarias de reducción de emisiones.

En respuesta a esto, la norma voluntaria del carbono (VCS) se creó para proporcionar un conjunto de criterios fiable y sencillo, que proporcione integridad al mercado voluntario del carbono. En concreto, la norma voluntaria del carbono garantiza que todo compromiso voluntario de reducción de emisiones cumple con los criterios específicos, y son verificados de forma independiente, creando unidades de reducción de emisiones voluntarias.

Cómo podemos ayudarle.

La norma voluntaria del carbono (VCS) tiene como objetivo mantener un equilibrio entre el rigor medioambiental y la facilidad y el coste del uso. Esto se refleja en el criterio VCS.

En particular, la norma busca el garantizar que las reducciones de emisiones sean:

  • Reales: En todas las reducciones de emisiones, deberá probarse que realmente se han realizado, para cualificarse como unidades de reducción de emisiones voluntarias.
  • Medibles: Todas las reducciones de emisiones que se proponen para la verificación como unidades de reducción de emisiones voluntarias tienen que ser reconocidas como metodologías y técnicas de cuantificación.
  • Permanentes: Para compensar las emisiones liberadas en otros lugares, es esencial que cualquier VCU represente reducciones de emisiones permanentes y que no tengan intención de invertir el proceso.
  • Adicional: Un factor clave en la validez de una proyecto basado en la reducción de emisiones es que deben ser adicionales, es decir, que el resultado sea un nivel más bajo de emisiones de lo que sería de otra manera.
  • Verificadas de manera independiente: todas las reducciones de emisiones propuestas para la certificación como unidades de reducción de emisiones voluntarias deben ser verificadas por un tercer verificador independiente como DNV GL.

¿Qué es una verificación?

La verificación es un proceso orientado a los resultados, para determinar las reducciones de emisiones logradas por su proyecto. Se verifica el cumplimiento continuo con el criterio definido bajo el Protocolo de Kioto. La verificación incluye:

  • Revisión de los resultados del seguimiento y sistemas de recogida de datos relacionados con las reducciones de emisión.
  • Revisión de las prácticas establecidas y de la precisión de los datos recopilados, así como del equipo utilizado para realizar el seguimiento.
  • Revisión del sistema de gestión de apoyo de las reducciones de emisión referenciadas.
Una verificación del inventario de emisiones de gases de efecto invernadero por una tercera parte independiente como DNV GL es el primer paso en el control de su perfil de emisiones. Un inventario de emisiones GEI proporciona una visión general de la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera durante un período de tiempo determinado. Cuando se ha establecido el inventario en su empresa, debe continuar con la verificación de acuerdo a la norma voluntaria del carbono